Serigrafía y transfer plastisol

La primera camiseta estampada

Muchos inician la historia de la camiseta en la antiguedad clásica, ya que se consideró que la cómoda túnica que vestían nuestros antepasados, fue el precedente de la camiseta o T-shirt. Lo cierto es que sus carácterísticas y usos actuales datan del siglo XX.

 

En la primera guerra mundial los soldados americanos descubrieron que los europeos llevaban una cómoda prenda de algodón y de manga corta bajo el uniforme, en vez de la agobiante de lana y manga laraga que ellos vestían.

Pronto utilizaron de forma generalizada esta prenda y la adoptaron a principios de los años 50 como prenda de exterior.

Pero faltaba algo muy importante, en 1960 la actriz Jean Seberg apareció en la película Breathless con la camiseta que ha pasado a la historia como la primera camiseta estampada.

Se puso de moda al instante. Hasta hoy. Es un indispensable en los armarios, versátil, mundana, social y reivindicativa.

De origen modesto, se ha convertido en estrella de las pasarelas, adorada por grandes modistos y soporte imprescindible de diseñadores.